bangkok,qué ver en bangkok,hoteles en bangkok

La capital de las Sonrisas. Existen miles de publicaciones sobre Bangkok y hoy os vamos a mostrar nuestra experiencia en esta enorme ciudad. Una abrumadora ciudad que sorprende en cuanto pones un pie en ella, especialmente por sus olores y su caótico tráfico. Os proponemos hacer de Bangkok una base para visitar sus templos y hacer alguna excursión de un día a alguna zona cercana, como por ejemplo Ayutthaya.



Leerás, en las numerosas publicaciones sobre Tailandia que existen, que tres o cuatro noches son suficientes para conocer la ciudad. Nosotros creemos que no existe, como en otras grandes metrópolis, un número mínimo de noches para conocer Bangkok. En una ciudad repleta de mercados como ésta, se pueden descubrir secretos en cada esquina que dobles.

Nosotros pasamos cinco noches en la ciudad y nos quedaron muchas cosas que nos hubiese gustado hacer. Os contamos lo que hicimos y lo que nos hubiese gustado hacer.

Cómo llegar a Kao San Road.

Una vez que el vuelo Madrid Bangkok aterriza en el aeropuerto de Suvarnabhumi, te das cuenta de que el país está perfectamente preparado para el turismo.

Lo primero que uno debe hacer, a nuestro juicio después de tener sellado el pasaporte es comprarse una tarjeta para el teléfono. Hay varias compañías con mostradores nada más salir por la puerta. En nuestro caso cogimos una tarjeta de 10Gb para un mes por 645 bath. Nos sirvió para todo, estar conectado a las redes sociales, poder hablar con familiares y buscar hoteles que no habíamos reservado desde Galicia.

Para llegar hasta Kao San Road, existen básicamente dos formas: la primera y más barata es el autobús urbano, que se coge en cuanto sales por la puerta de llegadas, el coste es de 60 bath por persona; nosotros en cambio nos decidimos por ir en taxi, bastante más caro. Ambos casos perfectamente señalados.

Algo importante a tener en cuenta si vais a coger un taxi, durante todo el viaje, es pedir que pongan el taxímetro en marcha, así lo hicimos y nos salió, incluidos los peajes, por 410 bath.

Hoteles en Bangkok

El hotel que elegimos para la primera noche fue el Rambuttri Village Plaza, donde acabamos por reservar para el resto de noches. Para nosotros, la mejor zona para alojarse en Bangkok, lo elegimos por su céntrica situación, a escasos metros de la bulliciosa Kao San Road pero a la vez alejado del ruido, y por su magnífica relación calidad precio.

Nos alojamos en  una habitación superior y decidimos tener el desayuno incluido, un estupendo buffet que nos permitiría afrontar los días con la suficiente energía. Puedes echarle un vistazo al hotel en el siguiente enlace.

Dejamos las mochilas en la habitación, nos pegamos una ducha rápida y salimos a descubrir la noche de Bangkok. Tenemos que decir que la calle Rambuttri se trata de una calle muy animada, llena de restaurantes y puestos callejeros pero mucho más tranquila que Kao San Road, como os decíamos la mejor zono para alojarse en Bangkok. Nada más llegar allí pensamos que estábamos en el lugar ideal.

Probamos nuestras primeras Chang en una terraza de un local indio con música en directo y después de comer nuestro primer pad thai en un puesto callejero fuimos a descubrir Kao San Road. Un paseo y un par de Chang y estábamos preparados para ir para cama. Habían sido 20 horas de viaje y estábamos cansados. Mañana más.

El primer día en una nueva ciudad siempre es emocionante. Miguel, como siempre, se despertó en cuanto salió el sol para poder aprovechar el tiempo. Desayunamos en el restaurante del hotel y tiramos andando hacia el Palacio Real.

Detalle de una de las estatuas que te encuentras por el Gran Palacio de Bangkok.

Qué ver en Bangkok

Fuimos de los primeros en llegar a la cola de entrada, y ya en ella, los vendedores de la zona nos avisaban de que no podríamos entrar con la ropa que llevábamos. Nosotros no les hicimos caso, pensando que querían colárnosla, ya que Catuxa iba con un pantalón largo y una camiseta de tiras con un amplio foular, y Miguel con un pantalón por debajo de las rodillas y camiseta de manga corta, y nos parecía suficiente.

Al final, tuvimos que comprar en la entrada del recinto (por el doble de precio que fuera) un pantalón largo  y una camiseta de manga corta, ya que como nos explicaron allí, los foulares “no tapan lo suficiente” y el pantalones tenía que cubrir los tobillos.

Uno de los templo más bonitos dentro del Gran Palacio de Bangkok.

Pagamos los 500 bath cada uno por la entrada y después de hora y media de visita la dimos por terminada. En la misma entrada del Gran Palacio Real se incluye la del Wat Phra Keao conocido por alojar el famoso Buda Esmeralda, que se encuentra en el mismo recinto. Se trata de un complejo arquitectónico construido en el siglo XVIII y que fue residencia de la familia real hasta mediados del XX.

Consideramos que es importante llegar a primera hora, no solo por el calor, si no porque en poco tiempo se fue llenando de gente. Se trata del recinto más visitado de la ciudad y siempre es más bonito poder hacer la visita mientras no haya mucha afluencia.

La siguiente parada, a escasos metros de las murallas del Gran Palacio, es el Wat Pho. Conocido por tener el en su interior el famoso Buda Reclinado, de 46 metros de longitud. La entrada vale 100 bath. En su interior también se encuentra una academia de masaje tailandés ,con lo que puede ser un buen lugar para hacer un descanso en sus jardines o darse un buen masaje.

Vista del Wat Arun desde el río Chao Phraya

En esta foto vemos en detalle la decoración, pintada a mano, del Wat Arun.

El siguiente templo de nuestra visita fue el Wat Arun, al otro lado del Chao Phraya. A estas alturas del día, con seguir el flujo de turistas ya es suficiente para lograr llegar al muelle donde se encuentra la barca con la cual podréis cruzar el río. A nosotros nos cobraron 4 bath a cada uno y solo hay que esperar a que se llene para cruzar, nosotros estuvimos esperando 5 minutos ya que estaba zarpando cuando llegamos, aprovechamos para comer un poco de pollo satay en un puesto callejero en la puerta.

Una vez que dimos por concluida la visita, decidimos ir a descansar a la piscina en la azotea del hotel, para acabar el día de templos por Bangkok por la tarde. La idea era ir al Wat Saket, conocido como la montaña dorada, Wat Benchamabophit o Templo de mármol y al Buda Gigante. Se nos ocurrió que todavía no probáramos los tuk tuk y negociamos con uno la visita a los tres templos.

¡Ojo al negociar traslados en taxi o tuktuk en Bangkok! Resulta que tienen pactado con diversos comercios donde, por cada vez que les lleven algún turista a su negocio, consiguen “cupones” que canjean por gasolina: os la intentarán colar! Nosotros accedimos a ir a una oficina de turismo y después a una tienda de trajes para que el hombre se llevara su gasolina extra (y además nosotros consiguiéramos un mejor precio a la hora de hacer el recorrido por los tres templos) pero nos llevamos la sorpresa.

El primero que visitamos fue el templo del Buda Gigante, que estaba en obras y no pudimos ver casi nada. El segundo que vimos fue el templo de mármol, con el que quedamos encantados. El problema llegó al salir a recoger el tuk-tuk para dirigirnos al último templo pactado. Ya no estaba! El señor se había ido sin nosotros y sin cobrar!

Se ve que le llegó con las dos visitas a establecimientos a las que fuimos (parece ser que valen más dos cupones para gasolina que los 300 baths que habíamos pactado). Al final nos salió el viaje gratis pero tuvimos que volver andando para el hotel.

En esta foto estamos dentro del Marble Temple.

Acabamos el día cenando en Green House, en la calle Rambuttri, unos rollitos vegetales y un arroz con pollo para compartir. Nuestra recomendación, si no se sabe en donde comer, es mejor hacerlo en los puestos callejeros. Son bastante más baratos y en muchos casos se come mucho mejor.

Con este primer día nos llevamos un buen sabor de boca: consideramos haber visto los templos más importantes de la ciudad, y planificado la excursión del siguiente día a Ayutthaya. Ahora que ya estábamos un poco más familiarizados con la ciudad, podíamos hacerla por libre.

Foto de los exteriores del MarbleTemple, en Bangkok.

foto de un monje budista rezando en un templo del WatPho.

Recordad que estamos aquí para resolver cualquier duda que haya podido quedar por el camino, estaremos encantados de contestar a vuestros comentarios o al correo. ¡¡Muchas gracias por leernos y no dudes en seguirnos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *