4 Días de Safari I

Imaginaos que vais por una carretera tan tranquilos en vuestro coche y por delante se cruza una manada de elefantes… ¿fabuloso verdad? ¿y encontrarte unos leones tumbados en medio del camino? Pues esto es lo que te ocurre cuando pasas unos días en el Parque Nacional Kruger. Os contamos nuestra experiencia en este maravilloso refugio salvaje.

El parque natural más antiguo de Sudáfrica y uno de los mayores refugios de vida salvaje del mundo es el parque Kruger. Se trata de un lugar perfectamente preparado para hacer un safari por libre con tu coche. En nuestro caso veníamos de hacer la ruta Panorama y ver el cañón de río Blyde, por lo que entramos por Phalaborda Gate con nuestro coche, que alquilamos  a través de rentalcars, 6 días por 148,60€. Pasamos cuatro noches dentro del parque y salimos por el sur a través de Malelane Gate.

A continuación os dejamos con un mapa en donde os mostramos entradas y alojamientos que utilizamos en Kruger.

Como os íbamos contando, entramos en el parque a través de la puerta de entrada que hay en Phalaborwa. Llevábamos la ruta preparada y los alojamientos reservados para las cuatro noches desde España y allí, antes de entrar, te piden toda la documentación. Son muy estrictos con los horarios y como era el primer día dentro del parque y no conocíamos muy bien como funciona, nos dirigimos directamente para el campamento. En cuanto entras al parque, la primera señal que te encuentras te indica las normas que te explican a la entrada.

Tampoco es para asustarse, son normas de sentido común, solamente hay que prestar especial atención a los horarios de cierre de los campamentos, una vez que éstos cierran, no se puede entrar ni salir. Si por algún motivo no se llega a tiempo a uno de los campamentos, saldrán a buscarte policías del parque, pero te multarán. Nosotros la primera noche no quisimos arriesgar y fuimos directos. 

Primera noche: Letaba

Nada más entrar en el parque lo primero que te das cuenta es que animales vas a ver, y sobre todo impalas. Os cansareis de ver impalas, fue el primer animal que vimos, y seguramente haya sido también el último. No tardamos mucho en ver algún elefante a lo lejos, la verdad es que emociona mucho entrar por primera vez a un parque como Kruger.

El camino que tenia que durar 1h se convirtió en 2 horas, y eso que lo decidimos hacer con prisa. El primer día ya nos encontramos a una manada de leonas en la carretera, y eso es lo que más te retrasa, en cuanto te encuentras con algo tan increíble como un león cruzando la carretera te paras y le sacas fotos, así que no se puede hacer caso a las distancias.

Y, a veces, te retrasas todo lo que el animal quiera, en este caso se nos tumbaron en la carretera y solo nos quedó esperar…

Así, que os dejamos nuestra primera recomendación: En Kruger, nunca puedes tener prisa, los tiempos en carretera no los indica Google, los marcan los animales.

Seguimos nuestro camino, a través de la sabana, y ya a pocos kilómetros de llegar al campamento, nos encontramos con la primera caravana de coches parados en el arcén de la carretera. Estaban observando a unos Wild Dogs que estaban plácidamente descansando entre la vegetación. En ese momento aún no sabíamos que era lo que estaba ocurriendo, así que sacamos unas fotos y seguimos nuestro camino hacia Letaba. Ya allí, hablando con un guía del parque, nos dimos cuenta de la suerte que tuvimos para ser el primer día en el parque: se nos habían cruzado unos leones y vimos a los perros.

Resulta que hacía un mes que unos reporteros de National Geographic estuvieron una semana en busca de los Wild Dogs y no fueron capaces de filmarlos y llegamos nosotros y los vemos… Nos pidieron la ubicación de los animales y para allá que se fueron los guías.

Ahí se ven las orejas de un wild dog

Aquí ya os dejamos la segunda recomendación por si pasáis unos días en el parque: Si en Kruger te encuentras coches parados en el medio de la carretera, párate tú también, están observando algo interesante.

Una vez llegamos al campamento, hacemos el check in en las oficinas y aprovechamos para lavar la ropa y cenamos en la terraza de nuestra safari tent. Hicimos una parrillada de carne (allí se lleva mucho lo de hacer barbacoas por la noche, veréis que todos los alojamiento tienen la suya) que compramos antes de entrar en el parque, allí los precios son bastante más caros que fuera.

Segundo día: Ruta hacia Satara

AtardecerKruger

Desayunamos con calma en el Restaurante del campamento, aprovechando para pedir algún consejo a nuestro amigo Mike, el guía que conocimos el día anterior. Nos vuelve a recalcar la suerte que tuvimos el primer día y nos da unos cuantos consejos interesantes para disfrutar más si cabe nuestra experiencia en el parque y salimos de camino a Satara.

La distancia directa hasta el campamento es de unos 70 km, y es en este territorio donde se encuentra la mayor concentración de elefantes del parque y más del 30% de las girafas. Esto se debe a que entre la vegetación de la la zona abundan los Knobthorn ( un tipo de acacia del que se alimentan las girafas) y el árbol de marula, del que los elefantes comen los frutos y su corteza.

Y, en geneal, estas son las especies que más se van a ver por la zona, vimos las primeras girafas que se acercaban a los árboles del arcén a comer y las típicas grandes manadas de cebras corriendo por la sabana, tal cual como en los documentales que se ven por televisión. Os dejamos alguna foto del día.

Elefantes
Cebras

Nuestra idea a la hora de hacer la ruta en Kruger era incluir una noche en el famoso campamento de Olifants, pero no pudo ser, ya que estaba el campamento completo cuando hicimos las reservas, seis meses antes. Ya os lo dijimos en el post del presupuesto para el viaje, pero aquí, os dejamos la tercera recomendación para Kruger: Si queréis pasar alguna noche en algún campamento en especial, reservad con antelación.

Fuimos de visita al campamento para ver que tenía de especial, ya que al fin y al cabo la zona y la ruta la conocimos igual. Y es cierto que está más chulo que en los que nos alojamos, se encuentra en el meandro de un río (como casi todos), solo que éste, está en lo alto, lo que le confiere unas vistas más espectaculares, si cabe. De todas maneras, el alojamiento que escogimos nos dejó contentos, no nos arrepentimos de nuestras elecciones. En general todos recomendables.

Lo mejor del día fue haber visto cruzar la carretera, a escasos metros de nuestro coche, a una manada enorme de elefantes. Fuimos viendo como se acercaban durante un rato y nos acercamos con cuidado hasta que, hablando con unos guías que iban en su coche, nos indicaron por donde iban a cruzar y hasta donde nos podíamos acercar. ¡¡Alucinante!!

Siguiente consejo importante para disfrutar del parque: seguid las indicaciones de los guías, conocen las costumbres de los animales al dedillo.

Impala

Llegamos a Satara, justo para hacer una compra en la tienda y hacer nuestra parrillada diaria. Esta vez dormimos en un bungalow con cocina, y aprovechamos para hacer algo de pasta para llevar para los siguientes días. 

Jirafas

 Esperamos que os haya gustado la entrada de hoy,  lo cierto es que no os podéis imaginar la cantidad de animales que se pueden ver en un lugar como éste. Si os gustó, ¡no dudéis en compartir por las redes sociales! En la próxima entrada del blog os contaremos como nos fue en nuestros últimos días en el parque y nuestra opinión acerca de la caminata por la sabana en el morning walk. ¡Un abrazo!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s